Embajada de Francia en México
68
67
Compartir a tu cuenta de FacebookRetweet

Links del artículo

Artículos relacionados

Prolongar la juventud sin temor a envejecer

Prolongar la juventud sin temor a envejecer

29 de junio de 2011





Envejecimiento: mucho más que genética

Actualmente, la edad cronológica no es la única que cuenta. Si nos preguntan qué edad tenemos, habría que considerar la edad biológica, determinada por los hábitos alimenticios, el ejercicio, el tipo de vida social y sexual y nuestro estado general de salud; la edad psicológica, es decir la que está en nuestra mente, y la edad social, que compete a nuestras circunstancias laborales, familiares y económicas.

Jean Mariani, director del Laboratorio de neurobiología de los procesos adaptativos de la Universidad Pierre y Marie Curie en París, define el envejecimiento como “el declive
del desempeño y un deterioro de las funciones fisiológicas”. En promedio, una persona de ochenta años sufre de al menos ocho patologías, entre las que se encuentran el cáncer, algún tipo de reumatismo, la osteoporosis, la diabetes tipo 2, diversas enfermedades neurodegenerativas, la ceguera, las afecciones cardíacas, arteriales y los estados depresivos.

Si queremos vivir más y en mejores condiciones de salud, los especialistas aconsejan llevar una vida sana: evitar fumar y beber alcohol, comer frutas y verduras, practicar algún deporte, utilizar las escaleras en lugar del elevador, caminar siempre que sea posible... Sin embargo, casos como el de Jeanne Calment, quien fumó hasta los 117 años y murió a los 122, o de Winston Churchill, que vivió hasta los 90 años a pesar de ser obeso, fumar 18 cigarros y beber whisky a diario, demuestran que siempre existen excepciones.

A partir de los años 70, la esperanza de vida ha aumentado de 4 a 5 años en los países emergentes, y de 10 a 12 en los países industrializados. Según indicadores de la OMS, los países que ocupan los tres primeros lugares en EVBS (esperanza de vida en buena salud) son Japón, Australia y Francia.

En el país galo, dentro de unos años, una de cada dos mujeres alcanzará los cien años. En la actualidad, la esperanza de vida de los hombres es de 77.5 años y de 84.5 años para las mujeres. Para 2050, se estima que el 16.2% de la población mundial será mayor de 65 años.

El concepto de calidad de vida implica que el individuo tiene la capacidad de llevar a cabo ciertos actos simples o elaborados que requieren de diversas funciones. A finales del siglo XIX se incrementó la longevidad debido a que había mejores condiciones de vida e higiene. Otro aspecto que influyó fueron alimentos y agua menos contaminados. En la actualidad es posible comer mejor, además de que gracias a nuevos fármacos las personas pueden vivir más tiempo con una enfermedad crónica. Por ejemplo en Francia, los problemas cardiovasculares ya no son la primera causa de fallecimiento.

Al estudiar los genes de personas que han alcanzado los cien años, los investigadores han identificado únicamente dos de los 30 000 genes que existen en nuestro cuerpo que tienen que ver con la longevidad. Sin embargo, el llegar a una edad avanzada y la capacidad de resistir enfermedades solo tiene que ver con el aspecto genético en un 25% o 30%, pues los factores medioambientales y el tipo de vida que llevamos son determinantes, precisa Jean Mariani.

Podcast "Envejecimiento y hormonas esteroides", por Ëtienne-Émile Baulieu

Etienne Baulieu


Conferencia del 26 de enero de 2000 sobre el papel de las hormonas en el proceso del envejecimiento y su aspecto genético, incluyendo la DHEA (hormona de la juventud).
El Dr. Baulieu explica que muchos de los malos funcionamientos asociados a la edad son reversibles, siempre y cuando existan el ambiente y los tratamientos adecuados. La finalidad es procurar al máximo la longevidad de las personas en buenas condiciones físicas y mentales, que les permitan mantener una actividad intelectual, personal y social.

Prevención

La investigación para prolongar la vida continúa. Médicos como la profesora Françoise Forette, de la Fundación Nacional de Gerontología francesa, manejan el concepto de “conciencia preventiva”, es decir, cuando el médico restaura el equilibrio biológico del organismo para evitar que la persona se enferme o presente padecimientos graves.

Esto ha sido demostrado en animales de laboratorio cuya vida se ha prolongado hasta un 30% más que sus congéneres: para vivir mucho y bien, es necesaria una restricción calórica en la dieta (régimen tradicional mediterráneo, basado en una gran variedad de legumbres, aceite de oliva, granos enteros, pescado y frutas). Se estudia además la posibilidad de disminuir el estrés oxidativo en las células gracias a sustancias farmacéuticas, lo cual se espera lograr en un futuro cercano, ya que se sabe que la oxidación celular interviene en ciertos padecimientos como el cáncer, la enfermedad de Alzheimer, los problemas cardio-vasculares y cerebrales, la artritis reumatoide y las cataratas. Se cree que los antioxidantes ayudan a prevenirlo aunque no ha sido suficientemente probado.

Con el transcurso de los años, se va presentando una vulnerabilidad tanto biológica como psicológica y social. Si bien es cierto que el organismo se va deteriorando, hay formas de prevenir la aparición de enfermedades crónicas en la edad avanzada.


Cinco claves anti-edad

● Proteger el sistema inmunitario;
● Reforzar los músculos mediante el ejercicio;
● Mantener la actividad neuronal gracias a una buena nutrición, ejercicio físico y evitar el consumo de alcohol y tabaco;
● El peso adecuado ayuda a evitar un desgaste prematuro de las articulaciones;
● Fomentar una relación estrecha con el medio ambiente;
● En un futuro cercano, se podrá mantener la estructura de la piel gracias a una proteína que mejora la unión dermo-epidérmica y ayuda a que la piel conserve su firmeza.

Otros factores que intervienen están relacionados con el estatus social y económico (el nivel de estudios, el nivel socio-cultural y los ingresos). En lo que se refiere a las funciones cognitivas, es importante estimular la capacidad de la memoria y la atención, evitar los estados depresivos, y promover una satisfacción de vida y cierta productividad. Es fundamental mantener la función del deseo, la motivación y la acción.

Cuando se reconoce el papel que desempeñan las personas de avanzada edad en la sociedad, se respetan sus derechos y su dignidad. Es indispensable además que las políticas gubernamentales integren acciones que contemplen una “sociedad para todas las edades”.


Estética

En 2009, una encuesta reveló que aproximadamente el 14% de las mujeres francesas ha recurrido a la medicina o a la cirugía estética (150 000 de ellas se han inyectado botox o bien una toxina botulínica llamada Azzalure®). Se utilizan también en dermatología inyecciones de células adiposas de la misma persona para dar volumen, o un extracto de algas llamado Novabel®.

Otros procedimientos para mejorar la piel son la mesoterapia —inyecciones de ácido hialurónico y/o vitaminas—, el uso de radiofrecuencia para mejorar su textura y la apariencia del rostro, así como el láser para promover la síntesis de colágeno.

Gimnasia cerebral

Para conservar lo mejor posible las funciones cerebrales, la Federación francesa para la Investigación del Cerebro recomienda ciertos ejercicios para cuidar la plasticidad cerebral, aumentar la memoria y afinar el razonamiento matemático.

Para la activación del lóbulo temporal, son ideales las actividades intelectuales y físicas complementarias, como escuchar música, cantar o tocar algún instrumento, recordar los nombres de las personas en fotografías, inventar historias partiendo de algunas palabras, jugar Scrabble® o Sudoku o algo tan simple como aprendernos los números de teléfonos de amigos y familiares.
Tambiés es aconsejable cambiar de mano para llevar a cabo ciertas actividades como cepillarnos el cabello o lavarnos los dientes, jugar ping-pong, practicar yoga o gimnasia, o bien algún tipo de deporte de combate. Finalmente, buscar la estimulación de los sentidos percibiendo intensamente el aroma y el sabor de los alimentos, oler una flor o acariciar a un pequeño siendo conscientes de lo que estas sensaciones nos provocan.

Para fomentar una mejor función del lóbulo frontal, se aconseja el uso de la Wii, imaginar visualmente un paisaje descrito en algún libro, como si nos transformáramos en un pájaro o una hormiga, jugar ajedrez o resolver algún problema difícil, que invite a la reflexión.

Para activar el lóbulo occipital es recomendable ver una película, leer o convivir con nuestros amigos y, en un tiempo de espera en la antesala de un consultorio, en el banco o en el supermercado, fijar la vista en un objeto y dejar que ocupe nuestro espacio mental en su totalidad.

Definitivamente es posible mantenernos más plenos y en mejor forma con el paso de los años: todo es cuestión de hábitos, disciplina y prevención.

Los secretos de la longevidad, RadioCanada


Fuente:

Vieillir au XXIe siècle, une nouvelle donne /dir. par Claude Jeandel, Universalis, 2004
Sciences et Avenir, nº749, julio 2009
Le Nouvel Observateur, nº2400, 4 al 10 de noviembre 2010
Santé Magazine, nº412, abril 2010
CNRS le Journal, nº254, marzo 2011


regístrate
contacto
Catálogo
Síguenos en
Síguenos en Facebook
Síguenos en Twitter

Copyright 2010 CCC - IFAL
HACER CLICK ESTÁ BIEN - TEORUS.COM